Incontinencia Urinaria

La incontinencia urinaria se define como la pérdida involuntaria de orina que es causa de un problema social e higiénico. Existen varios tipos de caso de incontinencia urinaria. Algunas causas que la provocan son: el delirio, infecciones, vaginitis atrófica, farmacología, aspectos psicológicos, endocrina, movilidad restringida, impacción de las haces.

INCONTINENCIA TRANSITORIA. Causada por medicamentos, puede ser curada de manera considerable mediante la identificación y el tratamiento de estos casos por eso es llamada transitoria. Es más común en personas de edad.

INCONTINENCIA POR ESFUERZO. Se define como la pérdida urinaria que es secundaria a un aumento de la presión abdominal, en ausencia de una contracción de la vejiga. En las mujeres es causada por una pérdida de soporte uretral. Es rara en los hombres pero puede encontrarse por anomalías congénitas.

INCONTINENCIA DE URGENCIA. Es un deseo repentino e imperioso de desalojar la vejiga, la forma mas grave de urgencia por la que el paciente es incapaz de llegar al baño antes de que el escape ocurra, es un trastorno por la contracción involuntaria de la vejiga. Es común en las personas de edad avanzada y ha sido llamada: vejiga hiperactiva.

INCONTINENCIA MIXTA. Mezcla de la Incontinencia por esfuerzo y la de urgencia.

INCONTINENCIA CONTINUA. Escape continuo de la orina debido a una distensión excesiva de la vejiga, estos pacientes tienen escape tanto de día como de noche y tienen leve o ningún deseo de vaciar la vejiga.

INCONTINENCIA POR REBOSAMIENTO. Incapacidad de vaciar la vejiga causando un aumento de volumen dando como resultado el escape continuo de día y noche. Se presenta en hombres con obstrucción urinaria, es raro en las mujeres pero puede ocurrir por medicamentos.

Hay tratamientos quirúrgicos y no quirúrgicos

NO QUIRÚRGICOS: Terapia Conductual, Ejercicios de Músculo Pélvico, Biorretro alimentación, reentrenamiento de la vejiga, conos vaginales, Estimulación Eléctrica, Terapia Farmacológica, Anticolinérgicos, estrógenos.

La mayoría de las personas tienden a no hablar sobre este problema, así como la disfunción eréctil, pero es necesario consultar al médico sin vergüenza para resolverlo.