TESTÍCULO NO DESCENDIDO

Llamado también criptorquidia. Los testículos no descendidos ocurren cuando uno o ambos testículos no logran bajar al escroto antes de nacer.

Las alteraciones del descenso de uno o ambos testículos es una entidad que se observa en aproximadamente el 20% al 30% de los nacidos antes de término y en 5% de los nacido a término. Es un problema que puede resolverse de manera espontánea durante el primer año de vida o durante la pubertad. Lo habitual es indicar algún tipo de tratamiento hormonal para estimular el descenso del testículo o un tratamiento.

Los testículos de los niños descienden generalmente a los 9 meses de edad. Los testículos no descendidos son bastante comunes en los bebés que nacen antes de tiempo (prematuros).

Una vez que se ha encontrado el testículo en el escroto, se considera que ha descendido.

Algunos bebés tienen una afección llamada testículos retráctiles, por la cual el médico algunas veces no puede localizar los testículos. Esto se debe al reflejo muscular que retrae los testículos y al pequeño tamaño de estos antes de la pubertad. Los testículos descienden durante la pubertad y no es necesaria la cirugía.

Si los testículos de un niño no han descendido al año de edad se deben evaluar.

TRATAMIENTO

Se debe realizar una cirugía a esta edad. La intervención puede reducir la probabilidad de un daño testicular permanente, lo cual puede llevar a problemas de esterilidad posteriormente en la vida, se consideran anormales y tiene una mayor probabilidad de presentar cáncer a futuro.

BENEFICIOS
El hecho de descender el testículo al escroto mejora la producción de esperma e incrementa las posibilidades de una buena fertilidad. Igualmente le permite al médico examinar el testículo para detectar cáncer a tiempo.