Gracias a la hormona masculina llamada testosterona, las veces que un hombre tiene erecciones y la fuerza de la erección son reguladas por ésta hormona. Además participan otras hormonas como la